India

IndiaIndiaIndia es un país que ofrece multitud de oportunidades. Tiene un pie anclado en las más sagradas e inmemoriales tradiciones y otro avanzando hacia la era de la tecnología. Es el hogar de una población de más de mil millones de habitantes, de una diversidad étnica única. Sus contrastes son asombrosos, llegando a rozar en ocasiones lo sublime y lo miserable. Sus llanuras son tan planas y amplias,  como elevadas y espectaculares las cumbres del Himalaya. Sus textos religiosos son tan sorprendentes, como simples sus mensajes subyacentes. Aquí es posible esperar lo inesperado.

Delhi, la capital del país, en la que conviven mezquitas, monumentos y calles laberínticas de caos generalizado en la parte antigua con amplias avenidas que albergan edificios gubernamentales en la parte nueva. El estado de Rajasthán, conocido también como Tierra de los Rajputs, es una de las zonas más coloridas del país, anclada aún en sus tradiciones y con una población eminentemente rural. El Estado de Punjab, dividido entre India y Pakistán con la partición de 1947. En él se encuentra el famoso templo dorado de Amritsar.  En el estado de Jammu & Cachemira, el que se encuentra más al norte, conviven en armonía las 3 religiones: la musulmana en Cachemira, la hinduista en Jammu y la budista en Ladakh. El estado de Gujarat es uno de los más industrializados y de mayor crecimiento del país. Uttaranchal, donde se encuentran las conocidas Haridwar o Rishikesh, es también el estado donde nace el sagrado río Ganges. Uttar Pradesh, hogar del icono más famoso de la India, el Taj Mahal y la sagrada Varanasi. Himachal Pradesh punto de tránsito de las rutas comerciales con Tibet o Asia Central en su momento, es el estado más anclado en los Himalayas, con Shimla como capital. En Dharamsala se encuentra el hogar del Dalai Lama en el exilio. En el centro del país se encuentran los templos eróticos de Khajuraho y las cuevas de Ajanta y Ellora. Mumbay, capital del Bollywood, se encuentra en la costa. En la parte sur se encuentran los estados de Karnataka, con Bangalore o Mysore como máximos exponentes, Kerala, una estrecha y fértil franja limítrofe con el Mar Arábigo, conocida sobre todo por los “Backwater”, y Orissa en la costa sureste. La tierra de los Tamiles (el estado de Tamil Nadú), es la cuna de la civilización dravídica y Chennai (la antigua Madrás) el punto neurálgico de la región. En el este, se encuentran los estados de Bengala Occidental y Sikkim, con Calcutta, Darjeeling y sus plantaciones de te o Gangtok y sus monasterios budistas, como máximos exponentes.

Cada viaje se convierte en una experiencia única, imposible de explicar, porque cada cual la vive de manera muy diferente. India es un estimulante asalto a los sentidos. No importa qué lugar se visita o qué se hace, siempre remueve y nunca se olvida.

 

Share Button

Los comentarios están cerrados.