Omán

Omán

OmánEl Sultanato de Omán está situado al suroeste de Asia, en la costa sureste de la península Arábiga. Limita con los Emiratos Árabes Unidos al noroeste, con Arabia Saudí al oeste y al suroeste con Yemen. El mar Arábigo y el golfo de Omán forman la costa que se extiende sobre unos 1.600km. El país se  divide en cuatro regiones naturales definidas por la llanura costera, el vasto desierto Roub al Khali que cubre parte del centro del país, la zona sur llamada Dhofar y la cadena montañosa del Hajjar que se alzan sobre la costa norte, cuyo pico más alto, el Jebel Shams, alcanza los 3.075m. El territorio de Omán se complementa con dos exclaves situados en los Emirato Árabes Unidos; la península de Musadam, estratégicamente situada al norte y Madha, al este. El clima en el interior es cálido y seco pero en las costas es húmedo.

País heredero de la tradición milenaria de la Península Arábiga, Omán fue un centro esencial de las antiguas rutas marítimas y terrestres en el comercio de la mirra y el incienso por el Océano Índico y la Arabia Feliz. Las principales ciudades de Omán se sitúan en la franja llana. En la capital Mascat o Muscat, podemos destacar la Mezquita del Sultán Qabus, los restos de la antigua capital, el puerto tradicional en el barrio de Mutrah, el zoco cubierto y el mercado de pescado. Nakhal, con la imponente fortaleza rodeada por el palmeral y la fuente sulfurosa de Ayn Ath Thawara. A los pies de la cordillera Hajjar se encuentra Rustaq, famosa por uno de los mayores fuertes del país así como por sus populares baños sulfurosos. Al Hamra, situada en las planicies interiores y rodeada de un gran palmeral que protege la ciudad semi-abandonada con construcciones de adobe. Bahla, población histórica conocida por su cerámica artesanal, restos de la antigua ciudad de adobe. Nizwa, antigua capital del país, es una histórica ciudad comercial con una imponente muralla y torreones circulares donde se celebra uno de los mercados urbanos tradicionales más interesantes del país. Wadi Bani Khaled, uno de los típicos wadis del país, con vistas a las montañas, palmerales. El desierto de Wahiba, atravesando dunas y recorriendo pistas solitarias hasta la costa del Océano Índico, donde se sitúa la histórica ciudad costera de Sur. La Reserva Natural de tortugas verdes de Ras El Hadd.

Wadi Shaab, el más bonito de todos los wadis del país, con vegetación y piscinas naturales que permiten un baño en un marco inolvidable.

Share Button

Los comentarios están cerrados.