Uzbekistán

UzbekistánUzbekistánTierra de desiertos, fértiles valles y ciudades de leyenda. La remota Uzbekistán sería un lugar casi olvidado si en sus fronteras no se encontraran tres de las ciudades míticas: Samarkanda, Bukhara y Khiva. Por estas tierras pasaron las caravanas de la Ruta de la Seda, en su largo recorrido desde China hasta Roma. Su típica arquitectura timúrida (llamada así según Timur) convierte al país en centro de un estilo propio, de color turquesa, que se encuentra en mosaicos y azulejos, cúpulas y minaretes aislados. Se encuentra en Asia Central, y su territorio principalmente desértico se extiende desde el Mar de Aral en el norte hasta el Valle de Fergana en el este y las montañas de Palmir en el sur. Samarkanda fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2001, principalmente por su complejo arquitectónico ubicado en la plaza Registán, de una belleza y majestuosidad sin igual. Bukhara, la capital amurallada es un oasis antes de adentrarse en tierras desérticas. Ha sido tradicionalmente la capital islámica de Asia Central. Khiva, en la que se diferencian claramente los periodos de desarrollo (mogol, uzbeko y florecimiento), es una ciudad completamente restaurada, adoquinada y en la que no circulan coches. En Urgench destaca su centro histórico, que abarca un conjunto de monumentos de los siglos XI al XVI. El desierto de Kyzilkum ( su nombre significa Arena roja) es conocido por sus depósitos de oro, cobre, uranio y gas entre otros. El Valle de Fergana, fértil es el principal productor de algodón del país y en su momento llegó a ser denominado como Valle de Oro.

Share Button

Los comentarios están cerrados.